knochen_makro_links

knochen_makro_unten

Osteoporosis – Detalles

osteoporose1

El esqueleto adulto está caracterizado por el equilibrio dinámico entre una disminución permanente de la sustancia óse mediante los así llamados osteoclastos y la creación continua de material óseo por parte de los así llamados osteoblastos. Si predomina la disminución del hueso, se produce una osteoporosis.Los huesos de un esqueleto adulto se componen de una corteza muy densa y compacta que rodea la parte del hueso que es porosa y que tiene una estructura parecida a una esponja o a un armazón.

La osteoporosis es una enfermedad que se caracteriza por una sustancia ósea reducida y, por lo tanto, también por una densidad ósea reducida. La microcreación del tejido óseo no funciona bien y así los huesos se rompen más facilmente. La densidad ósea más alta se alcanza aproximadamente 10 años después de que la persona termina de crecer. Disminuye otra vez cuando se alcanzan unos 40- 50 años de edad. A los 80 años habrá disminuido a la mitad del máximo. La densidad ósea máxima es menor en mujeres que en hombres y también es menor en personas de raza blanca que en personas de raza negra. Con el cese de la actividad ovárica la densidad ósea disminuye a lo largo de unos 10 años entre mujeres de cualquier grupo étnico.

Existen diferentes tipos de osteoporosis como, por ejemplo, la osteoporosis postmenopáusica, la osteoporosis senil, la osteoporosis causada por un tratamiento con cortisona o también la osteoporosis local, que se produce cuando no se activa lo sufuciente alguna parte del cuerpo.

En el caso de la osteoporosis postmenopáusica, después de la menopausia se produce sobre todo una reducción de las partes esponjosas en el interior del hueso. Así se ven especialmente afectadas aquellas , los cuerpos vertebrales, y que, por lo tanto, tienden a romperse con más facilidad.

osteoporose2

La osteoporosis senil se manifiesta en personas mayores de 70 años. A esta edad, tanto las partes esponjosas del hueso como la corteza densa se ven afectadas de tal forma que incluso las regiones óseas de una estructura muy compacta como, por ejemplo, el cuello femoral, pueden sufrir fracturas facilmente. Una fractura del cuello del fémur constituye una de las complicaciones más graves de la osteoporosis y no solo perjudica significativamente la calidad de vida, sino que también está relacionada con una alta tasa de mortalidad.

Para evitar de forma eficiente tales complicaciones es preciso diagnosticar una densidad ósea reducida lo antes posible.

Ofrecemos a nuestros pacientes la medición de su densidad ósea en nuestra consulta mediante un examen ultra-sonográfico que se realiza en el talón y que no implica exposición a la radiación, si es que presentan determinados factores de riesgo. Tales factores pueden ser una fractura periférica sin traumatismo directo después de la menopausia, una fractura osteoporótica de un cuerpo vertebral verificado por un examen radiológico, un índice de masa corporal < 20 o una disminución de peso involuntaria de más de un 10% durante el último período de tiempo, un alto riesgo de caídas con por lo menos dos caídas en el ámbito doméstico durante el último medio año o un alto riesgo de osteoporosis secundria, p. ej. después de un largo tratamiento con cortisona.

Si la medición muestra resultados límites o malos, se realiza a continuación otro examen recurriendo a la radioabsorciometría de doble energía (DEXA).

osteoporose3 Si se encuentra una leve disminución de la sustancia ósea (osteopenia), se lleva a cabo una terapia que incluye actividad deportiva, la administración adicional de calcio y vitamina D3, así como medidas dietéticas. El calcio es un mineral del cual depende la estabilidad de nuestros huesos. La necesidad diaria de calcio es de 1000mg (después de la menopausia 1500mg).

La leche y otros productos lácteos como, por ejemplo, el yogur, el suero de manteca o el queso son los proveedores de calcio más importantes. Pero también las verduras como la col verde, el hinojo, el brócoli y el puerro son ricos en calcio. Al comprar los distintos tipos de agua mineral es recomendable fijarse en el nivel de calcio indicado en la botella. Sustancias como la vitamina C, la lactosa o la vitamina D3, que se encuentran, por ejemplo, en abundancia en el pescado, facilitan la absorción de calcio en el cuerpo. Hay que dar preferencia al pescado marino frente al pescado que proviene de aguas dulces. La piel humana produce vitamina D3 bajo la radiación solar, por ello es recomendable pasar bastante tiempo al aire libre.

Para instigar el crecimiento de los huesos es sumamente importante que el paciente esté activo y realice sus ejercicios.

Si un paciente sufre osteoporosis se emprende, además, una terapia medicamentosa, en la cual el paciente tiene que tomar una vez a la semana lo que se conoce como bifosfonato (p.ej. Fosamax, Fosavance, Alendronat) para incitar el crecimiento del hueso. Para ello nos orientamos en las normas de la organización mundial de la salud (OMS).

Visto desde la perspectiva social y económica, la osteoporosis constituye una carga cada vez mayor para la salud pública y tiene que ser considerada como un factor económico y a la vez sanitario muy importante.

FaLang translation system by Faboba